Scroll to top
  • HORARIO DE ATENCIÓN: Lunes a Sábado - 10:30 - 20:30

Historia

Los Barberos Cirujanos

Los inicios

Cuando se produce la caída del Imperio Romano y los pueblos llamados por ellos “bárbaros” invaden Europa, todos lucían muy afeitados. Pero los francos, visigodos, y los demás pueblos germanos traen la moda de los cabellos largos y las barbas. En la Era Medieval, se produce un ascenso importante en la actividad de los barberos. Todas las operaciones quirúrgicas habían pasado a manos de los clérigos, quienes eran las únicas personas ilustradas en la sociedad medieval. Los nobles, incluso, no sabían en su gran mayoría leer ni escribir. Los clérigos toman como asistentes de sus intervenciones médicas a los más capacitados para esa tarea, por entonces: los barberos, quienes estaban ya familiarizados con extracciones dentales y algunas otras curas menores. El Concilio de Letrán de 1123 prohibió la práctica de la medicina a monjes y sacerdotes. En el Concilio de Tours de 1163, el Papa Alejandro III prohíbe a los clérigos seguir realizando operaciones quirúrgicas. Y en 1215 el Papa Inocencio III lanza un anatema contra los clérigos que practiquen cirujía. Se declara que extraer sangre de seres humanos (la mayoría de las curaciones eran sangrías) sería, de allí en más, un pecado de sacrilegio para los ministros de Dios. Como consecuencia, los barberos pasan a tomar en sus manos íntegramente estas funciones. La profesión de barbero adquiere entonces una categoría no conocida anteriormente. Y también comienza, en el transcurso de los próximos 6 siglos, una lucha y una competencia entre barberos y médicos cirujanos.

Los peluqueros tuvieron su período dorado durante el siglo XVIII, pero luego de la Revolución Francesa, como rechazo al Ancien Régime, las pelucas comenzaron a dejar de usarse, y resurgieron las tendencias de estilos basados en el cabello natural. En las cortes y en los Parlamentos, sin embargo, se siguieron usando pelucas empolvadas. Pero los peluqueros, durante el siglo XIX, comenzaron a trabajar cada vez menos, pues ya el uso de pelucas no era masivo. Siguieron trabajando en el corte, afeitado de barbas y diseño de peinados.

A pesar de que ya no estaban autorizados legalmente a hacerlo, en muchos lugares los barberos todavía seguían practicando sangrías y extracciones dentales, especialmente en los lugares donde no había profesionales de la medicina cerca. Pero a partir de 1850 esta costumbre desapareció totalmente. La profesión volvió a reorganizarse, entonces, basada solamente en el cabello.

Después de la segunda mitad del siglo XIX, había peluquerías en todos los pueblos y en todas las ciudades, y comenzaron a formarse también cadenas de peluquerías. Los barberos comenzaron a tomar nuevamente prestigio social y la actividad tuvo un resurgimiento, lo que motivó la búsqueda de nuevos estandard y regulaciones para darle más jerarquía a la profesión

El resurgimiento

Profesión de Barbero

En 1886 se formó la Barbers’ Protective Union en Columbus, Ohio, y en 1887 la Journeymen Barbers International Union en Buffalo, New York. Este gremio se llama hoy la Barbers, Beauticians and Allied Industries International Association. Junto con los nuevas agrupaciones gremiales, se formaron institutos de enseñanza de la profesión. Se necesitaba controlar que hubiera un nivel de trabajo profesional, bajo el otorgamiento de licencias y una instrucción y preparación adecuadas.

Al comenzar el siglo XX, los gremios comienzan a darle un nivel más científico a su profesión, con la asistencia de químicos, quiroprácticos, anatomistas y biólogos. En 1924 se fundó la Associated Master Barbers of America (AMBA) en Chicago. Este gremio actualmente se llama Hair International. Cuando si inician los primeros viajes en transatláticos, las líneas navieras proveen a sus pasajeros de un servicio de barbería para lucir bien afeitados durante el viaje.

Durante casi todo el siglo XX las peluquerías fueron sólo para hombres o sólo para mujeres. Culminando la década del ’70, entre los hombres se ponen de moda cortes y peinados con el cabello muy largo, con largas patillas y armados en permanente, o laqueados. Las peluquerías tradicionales masculinas, en general, no atenderán estos servicios, más acordes con la estructura de las peluquerías de mujeres, y entonces los barberos expandirán su clientela y atenderán a hombres y mujeres juntos. En la década del ’80 serán cada vez más comunes las peluquerías unIsex, y ya en los ’90 este tipo de locales será lo más común. Actualmente todavía existen peluquerías sólo para hombres o para mujeres, pero son la minoría. La mayoría de los estilistas atienden a los dos sexos indistintamente.

La Insignia de los Barberos

El verdadero origen

Se ha dicho que la insignia de los barberos tiene su origen en el anuncio público frente a la puerta de sus negocios, para hacer conocer a distancia al viajero fatigado y herido adónde podía recurrir. Mientras las franjas blancas simbolizaban las vendas, las rojas aludían al color de la sangre en flebotomías y sangrías. Pero ésto es sólo una explicación parcial. Explica el significado del símbolo, pero no de dónde proviene. Por qué un palo?

En 1658 fue publicado un trabajo titulado «Comenii Orbis Pictus», por un Obispo de Moravia, Iohannes Amos Comenius, que se dice fue el primer libro escolar ilustrado e impreso. En una de sus páginas, podemos ver la imagen del interior de una barbería.

Un barbero-cirujano le está practicando una flebotomía a un paciente. El paciente sostiene con su mano derecha un bastón, el cual le permite tener su brazo horizontal, y tiene una venda arrollada alrededor del bastón. Ese fue el motivo de la insignia del barbero.

Seguramente fue un instrumento de uso común en las barberías, y ayudó fácilmente a identificar el lugar para el viajero. Lo que sí es claro, es que el origen de este símbolo va muy atrás en el tiempo, posiblemente hasta la Antigua Roma.

Los Peluqueros

Un nuevo enfoque

LOS PELUQUEROS:

Sin embargo, inmediatamente un nuevo enfoque en los estilos de cabello de la gente, hará que en a partir de la 2a. mitad del siglo XVIII, los barberos vuelvan a tener importancia y relevancia en la sociedad. El creciente uso de las pelucas en los hombres, y en las mujeres, a partir de 1fines del siglo XVII, logrará que los barberos se transformen en peluqueros, es decir, fabricantes y diseñadores de pelucas. Quienes, además de diseñarlas y colocarlas, tendrían la tarea de mantenerlas en buen estado periódicamente. Las pelucas del siglo XVIII fueron famosas por sus diseños espectalures y elegantes. De a poco, todo el mundo comenzó a usar pelucas: los hombres, pelucas generalmente empolvadas en un tono gris blancuzco, y las mujeres, a partir de 1770, pelucas de todos colores que se fueron haciendo cada vez más altas, hasta el final del siglo. El diseño de estas pelucas era una tarea complicada, y se transformó en toda una industria de primerísima necesidad. Se hacían de cabello humano, las más apreciadas, y las más baratas de fibra de algodón o pelo de animales. Cuando la peluca era terminada de diseñarse se perfumaba con flores cítricas y luego se espolvoreaba con almidón o talco coloreado. Las fábricas de pelucas se volvieron importantes y empleaban mucha gente. En Europa había factorías que tenían más de 600 empleados trabajando. El incendio de una de estas fábricas de pelucas fue famoso en 1729 pues destruyó casi completamente la ciudad de York, en Inglaterra.

En la mitad del siglo 18, un famoso peluquero inglés, Richard Arkwright, descubrió una fórmula para hacer una tintura para pelucas que no se borraba con el agua. Luego, trabajando en pelucas, Arkwright desarrolló una máquina para hilado de algodón que fue una precursora de las modernas procesadoras.

Abrir chat
1
Bienvenido a la Moustache Élégante "Donde lo clásico revive", en seguida lo atenderemos
Powered by